+34 93 307 12 08 info@farmaciamarqueta.com

¿Alguna vez has pensado cómo afectan ciertos alimentos a los fármacos? Cuando tomamos medicamentos, la vía más utilizada es la vía oral (pastillas, cápsulas, jarabes…) y uno de los principales problemas de este método de administración, es la posible interacción de los fármacos con los alimentos, ya que ambos van a parar al mismo lugar del organismo: el estómago. Estas interacciones se producen más frecuentemente de lo esperado, debido a la práctica habitual de tomar los medicamentos junto con las comidas.  

Hoy te contamos algunos de los alimentos que más interfieren en la absorción de ciertos medicamentos o suplementos nutricionales.

Zumo de pomelo: el pomelo y algunos otros cítricos, como las naranjas agrias, pueden interferir con varios tipos de medicamentos recetados. Esta fruta contiene un nutriente llamado flavonoides que hace que disminuya la absorción de un fármaco dentro del intestino. 

Leche y productos ricos en calcio: la leche y los productos con calcio pueden tener un efecto muy negativo al mezclarlos con algunos antibióticos. 

Alimentos ricos en vitamina K: el brócoli, las coles de bruselas, el aguacate y el ajo, potencian el efecto de los anticoagulantes orales. Mantén una dieta equilibrada e intenta no comer de repente grandes cantidades de estos alimentos. 

Sal: la sal aumenta la retención de líquidos y favorece el incremento de la presión arterial. Por eso, su consumo puede disminuir el efecto a la hora de consumir tratamientos para la hipertensión o la hipotensión.

Alimentos que modifican el PH: algunos de los alimentos que modifican el PH son: carne, cereales, ciruelas, arándanos, frutos secos, huevos, maíz, lentejas, pescado, marisco y queso, y todos ellos pueden afectar a la absorción de un fármaco y a reducir el efecto de éste. 

Alimentos ricos en tiramina: quesos curados, vinos y embutidos pueden disminuir el efecto de algunos antidepresivos. 

Alcohol: tomar cualquier tipo de alcohol con medicamentos puede disminuir o aumentar el efecto. 

¿Cómo evitar las interacciones medicamento-alimento?

  • Antes de comenzar un tratamiento, lee atentamente el prospecto de los fármacos. 
  • Si padeces alguna alergia o alguna intolerancia alimentaria, consúltalo con tu médico de confianza.  
  • Sigue fielmente las instrucciones de tu médico habitual. 
  • Evita el zumo de pomelo, contiene ciertos nutrientes que pueden interferir en cómo se metabolizan ciertos medicamentos en el estómago.  
  • Evita el consumo de alcohol con la toma de cualquier medicamento.