+34 93 307 12 08 info@farmaciamarqueta.com

La toma de antibióticos a veces se asocia con ciertos efectos secundarios digestivos, como por ejemplo la diarrea. Para prevenir estos trastornos, existen medicamentos probióticos que se pueden recetar a pacientes que están tomando antibióticos y que tienen un riesgo particular de sufrir efectos secundarios digestivos.

La prescripción de antibióticos es habitual cuando se plantea la hipótesis de una infección por un microorganismo. Dos de cada tres veces, está relacionado con enfermedades otorrinolaringológicas y respiratorias, pero las afecciones del tracto urinario inferior o de la piel también precisan de antibióticos.

Los antibióticos atacan a los gérmenes que son dañinos para nuestro organismo. Sin embargo, al hacerlo, también luchan contra las bacterias que colonizan naturalmente nuestro tracto digestivo y que son esenciales para su correcto funcionamiento.

En el cuerpo humano hay “órganos” dentro de los órganos
Se trata de ecosistemas limpios que albergan una gran cantidad de microorganismos. La flora intestinal, es una de las más importantes. Esta flora es sensible a ciertos antibióticos y puede verse alterada; cuando esto sucede, las funciones intestinales se interrumpen y pueden producirse alteraciones digestivas, como la diarrea.

Para prevenir la aparición de estos molestos efectos secundarios digestivos al tomar antibióticos, es posible usar los probióticos. Este medicamento, compuesto por gérmenes vivos beneficiosos que son resistentes a los antibióticos, ayudará a complementar la flora intestinal alterada. 

Los probióticos tienen varias funciones

Al colonizar el tracto digestivo, protegen contra patógenos, los probióticos modulan el sistema inmunológico y las funciones metabólicas, juegan un papel en el eje intestino-cerebro, etc. 

También es interesante saber que existen ciertos alimentos probióticos en forma de bebidas y yogur. Desafortunadamente, estos no son efectivos para prevenir la diarrea debido a los antibióticos, ya que los antibióticos destruyen rápidamente los pocos gérmenes que contienen. En la actualidad, es necesario confiar en los fármacos probióticos para prevenir la aparición de efectos secundarios digestivos durante la terapia con antibióticos.